Actualidad

Filtro de búsqueda

FCC premia a Fundación Adecco por su labor y apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género

25/11/2020

FCC premia a Fundación Adecco por su labor y apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género

Por tercer año consecutivo, FCC ha querido premiar y reconocer el trabajo que llevan a cabo las organizaciones y asociaciones que luchan contra la violencia de género y se ocupan y preocupan de las mujeres víctimas de esta lacra social. En esta III Edición, el galardón ha sido para Fundación Adecco, en reconocimiento a su labor y compromiso con las mujeres víctimas de la violencia de género, acercándoles el empleo como principal garantía para normalizar sus vidas. El acto de entrega del reconocimiento, inaugurado por Javier López-Galiacho, director de Cumplimiento y Responsabilidad Corporativa del Grupo FCC, ha tenido lugar esta mañana, en la sede corporativa de FCC en Las Tablas, en Madrid, dentro de los actos de celebración para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, recogió el premio de manos del director de Comunicación y RSC de Aqualia, Juan Pablo Merino, quien destacó que este reconocimiento que entrega Aqualia “hace tangible la estrategia de la compañía, que apuesta de manera decidida por la colaboración con otras empresas, administraciones públicas y entidades del tercer sector para superar los retos sociales a los que nos enfrentamos actualmente. Desde Aqualia concebimos esta cooperación como el mejor modo de cumplir con el ODS 17 de Naciones Unidas (Alianzas para lograr los objetivos)”.

Mesonero agradeció en nombre de la organización esta distinción y reconocimiento al trabajo y apoyo que vienen realizando por las mujeres víctimas de violencia de género y en la lucha contra la violencia de género “Para la Fundación Adecco es un gran honor recibir este reconocimiento por parte de una empresa como FCC, con la que llevamos colaborando tantos años, y con quien compartimos una visión y valores comunes. Esta distinción supone un gran estímulo para reforzar más que nunca nuestro compromiso con las víctimas de la violencia de género, siendo el empleo la mejor respuesta para dignificar y reconducir sus vidas, en un contexto de grandes dificultades. No concebimos otra manera de hacerlo que a través de alianzas con empresas comprometidas que se involucren con este reto de primera magnitud”.

Hoy, y siempre, en FCC reivindicamos la igualdad entre hombres y mujeres y rechazamos todo acto de violencia. Es necesario trabajar para que la educación y la sensibilización contra el acoso y contra la violencia de género en todas sus formas lleguen a toda la población, con independencia de su nivel de formación. Es una tarea conjunta en la que la suma de esfuerzos marcará el camino del éxito.

Según se publica en la novena edición del informe publicado por Fundación Adecco Un empleo Contra la Violencia, la preocupación por la violencia de género en España se ha disparado hasta alcanzar el 4,6% de menciones en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), su récord desde 2008. Además, indica que el número de denuncias por violencia de género tiende al alza en nuestro país, anotándose el pasado año el mayor registro de toda la serie histórica. Sin embargo, en el primer semestre de 2020 las denuncias han caído un 12,4%, un descenso que suele ser habitual en tiempos de crisis, cuando las mujeres encuentran más dificultades para acceder a recursos de protección o encontrar un empleo que les permita ser independientes económica y emocionalmente. La Fundación Adecco, tras más de 20 años trabajando por la inclusión laboral de las personas con más dificultades, es consciente de que el empleo es el medio por excelencia para ayudar a las desempleadas víctimas de la violencia de género a recuperar la dignidad y el control sobre sus vidas. Es un pilar básico para que las desempleadas víctimas de la violencia de género puedan normalizar su vida, ya que les proporciona autonomía e independencia económica, seguridad y confianza en sí mismas, además de permitirles ampliar su círculo social y mejorar su autoestima. Sin duda las empresas cada vez se muestran más sensibilizadas y comprometidas para poner fin a esta lacra social, reforzando su compromiso por conseguir una sociedad segura y libre de violencia de género.